¿»Feliz» Navidad?

Quizás llego tarde para hablar sobre la Feliz Navidad pero, para al menos las personas que viven en España, la navidad se alarga hasta que empiezan las rebajas.

No vengo a contarte nada nuevo, pero sí a recordarte algunas cositas para que si estas fiestas no son o no te hacen sentir aquello esperado, que lo lleves lo mejor posible.

La Navidad es una época del año que para muchas personas es muy complicada.

Puede ser por diversas razones como: pertenecer a diferentes colectivos, por la relación con la comida, las relaciones familiares y/o sociales, los excesos en consumo etc

La salud mental según las estadísticas llegan a un pico significativo porque de golpe nos enfrentamos a situaciones que no se suelen dar durante el resto del año.

Es un tema realmente complejo porque cada situación es un mundo y un contexto completamente distinto al resto.

Pero si quieres unos tips para pasar por las Navidades al menos lo más empoderada posible, ahí van algunos consejitos:

  • La primera y más sencilla aunque no lo parezca: puedes decidir no ir a un evento, no visitar a determinados familiares, no sentarte en ciertas mesas y no aceptar comentarios que no has solicitado.

Parece fácil no? Decirlo claro, llevarlo a cabo es otro cantar.

Pero sí, te aseguro que la base de todo es aprender a poner límites de manera asertiva.

Aprender a decir que NO, como ya se ha hablado en varios post es de las mejores estatregias que aprender en nuestras vidas. En estas fechas, más que nunca aparece esa sensación de que debemos cumplir con las expectativas.

Las ajenas y las propias. Porque no queremos conflictos con las demás personas, sobre todo si es familia, pero además también tenemos que lidiar con nuestras propias ideas de lo que aprendimos que debería ser.

Para esto te planteo dos ejercicios:

  • Para entender si realmente nos queremos sentar a compartir con algunos familiares, imagina que esas personas son ajenas a tí. Cómo valorarías a esas personas si no fueran familia. Es decir, hacerte preguntas del tipo, ¿me cae bien? ¿Me hace pasar un buen rato? O por el contrario ¿me siento insegura, enfadada o me provoca ansiedad?

Si esas personas no fueran familiares tendríamos clarísimo que no estarían en nuestras vidas. Y sin embargo, al ser «familia de sangre» nos aguantamos porque según nuestro estilo educativo es «lo que debemos hacer», «lo que toca».

No es fácil sacar a gente de nuestra vida, no nos vamos a engañar. Pero si te planteas este ejercicio y si además lo haces por escrito, te ayudará a visualizar que esta vida pasa y la gente que quieres cerca no debe hacerte sentir mal o no permitirte ser tú al 100.

El siguiente ejercicio va de lo que quieres tú.

  • Haz una lista sobre lo que te gusta de estas fechas y lo que no. Si por ejemplo te encanta hacer una cena con tus amistades pero rechazas irte de compras y tener que elegir regalos o gastar por obligación. Diseña las navidades a tu gusto.

Otra vez, sé que suena fácil porque piensas que tienes compromisos y no resulta tan liviano salir de ello. En realidad si lo piensas, sí. ¿Por qué no puedes relacionarte con quién te sientes bien y por qué no puedes elegir cómo celebrar la vida?

Ahí lo dejo. No solo en Navidad nos acechan estas dudas. Vivimos en un sistema de compromisos y debos.

Pero de verdad que si le dedicas un ratito a estos ejercicios quizás no llegas a tiempo para esta vez, o no te sientes preparada, pero, quién sabe para la siguiente.

Feliz vida y feliz nuevo año.

Alejandra

r

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *