Los 3 pilares básicos de las Relaciones Sociales: Empatía, respeto y asertividad.

Los 3 pilares básicos de las Relaciones Sociales: Empatía, respeto y asertividad. Este post, primero de varios sobre el mismo tema, comienza poniéndonos al día sobre lo que son estos conceptos aplicados a la realidad.

Si queremos tener relaciones sociales efectivas y en armonía, tenemos que valorar primero si lo básico nos ha quedado claro.

Quizás habitualmente erramos o nos sentimos incómodos o inseguros durante las mismas, a causa de las falsas creencias y los roles sociales que hemos aprendido.

Empezamos!!!

1. Empatía: ser capaz de ponerse en el lugar del otro para comprenderlo.

No se trata de compartir ni justificar acciones o pensamientos, solo poder entender estando 100% bajo dicho punto de vista: con sus experiencias, su estilo educativo, creencias, etc.

No vale el, “si yo fuera tú”, porque no se trata de eso. Es una confusión muy común sobre este término. Al principio parece difícil porque nos hemos acostumbrado a crearnos una opinión basada solo en nuestro criterio y no según la realidad de la otra persona.

No se trata de que tengamos que tener relaciones efectivas con todo ser humano. Pero sí nos ayudará a cambiar nuestra perspectiva, más allá de lo que apreciamos por lo que no entendemos.

Otro pilar clave, que va más allá de las relaciones sociales, y diría yo que está más relacionado con la gestión personal de emociones, sería elegir con qué personas queremos seguir fomentando estas relaciones. O  bien decidir que NO nos aporta.

Pero la teoría que tratamos hoy en el post, lo que nos explica es cómo poder relacionarnos con quien sea. Incluso no juzgar, a priori, la información que nos llega del entorno. Incluido lo que vemos en las noticias, lo que nos cuenta la vecina, el problema de tu amiga en la oficina etc.

Las historias tienen más de una versión. Y no es que una parte mienta, sino que ante una misma situación, cada persona puede vivirla y percibirla de distinta forma. ¿Cierto que les vienen ejemplos a la mente?

La empatía no es selectiva.


2. Respeto: Teniendo en cuenta el pilar anterior y según lo que queremos para con nosotros. Eso quiere decir que bajo ningún concepto juzgamos, simplemente aceptamos que igual que nosotros tenemos creencias, opiniones y pensamiento, o formas de ver la vida distintas, no por ello nuestra visión es mejor ni peor. Solo diferente e igual de respetable que otras.

Incluso aunque no comprendamos habiendo puesto en práctica la empatía. Porque todos, y digo todos, merecemos respeto.

La violencia tanto verbal como física empieza con pequeñas faltas de respeto que hemos naturalizado tanto en nuestras relaciones sociales, que cruzar la barrera es muy fácil.

Podemos violentar a alguien sin gritar, insultar o pegar. Con nuestra expresión corporal, por ejemplo.


3. Asertividad: El pilar número 3 se basa en ser capaces de exponer nuestras opiniones de una manera adecuada. Sin dictar sentencia, sin ofender.

Si aprendemos a ser asertivos podremos hablar de cualquier tema incluyendo los considerados tabúes, puesto que lo haremos con toda la humildad y respeto del mundo.

Tenemos que tener en cuenta que para tener buenos diálogos y discutir sobre algo, que no significa hacerlo enfadados sino exponer posturas, debemos tener como premisas que:

  • Nuestra opinión no es tan importante. Lo es para nosotros y a lo largo de nuestra existencia, aquello por lo que tanto insistimos en una conversación puede variar en el tiempo. Forma parte de  madurar.
  • No se nos va la vida en ello. Regularemos la energía. ¿De qué vale la pena enfadarse? ¿Ayuda en la defensa de nuestro criterio o desgasta?
  • Solo queremos poder debatir o postularnos sobre algún tema por compartir o por interés.
  • Si se cumplen los pilares anteriores la libertad de expresión será, y será la correcta. Porque lo incorrecto es creer que significa decir lo que quiero sin filtro.
  • Lo políticamente incorrecto no está reñido con la educación. La frase “tu libertad acaba donde empieza la mía” limita bastante bien donde están las formas, no el contenido si sabemos trasmitirlo.

No se trata de convencer a nadie, sino de tener relaciones sociales efectivas y poder entablar conversación sobre cualquier tema.


En el siguiente post nos adentraremos más en estos 3 pilares básicos, exponiendo ejemplos del día a día donde, con un poco de práctica, sería muy fácil llevar a cabo estos principios vitales para con todo lo que nos rodea.

La psicología y educación cognitiva van de eso: las cosas cambian si se trabajan, si se reestructuran. No aparecen de repente en la cabeza…

 

La magia no es más que el trabajo que hay detrás de un cambio.

 

Para cualquier consulta, duda o sugerencia pueden contactarnos a través del correo o las redes sociales.

Feliz día!!!

 

Ola de Violencia entre Menores.

En las últimas semanas nos han informado a través de los medios de bastantes agresiones muy duras con finales tremendos. Violencia entre menores y de menores hacia adultos.

Siempre se han dado estas situaciones pero creo que de forma más puntual. Que se empiece a extender y se convierta entre ciertos círculos en conductas más habituales, como profesional me preocupa y como persona me hace sentir insegura.

 

Ellos no aprenden por arte de magia, tenemos TODOS una responsabilidad muy importante  en su educación.

 

A veces estos niñ@s provienen de familias desestructuradas donde incluso otros familiares son delincuentes y/o están encarcelados pero también entre niñ@s de otros perfiles. Algunos de educación de excesiva protección o de absoluta entrega sin límites, donde los menores nunca han escuchado un “NO”. Entonces, no responden solo a un perfil, es el desarrollo emocional en muchos estilos educativos o donde estos mismos brillan por su ausencia.

Nosotros los adultos, vivimos en esa sociedad de consumo y hedonismo que también nos influye, pero nosotros ya vamos sabiendo filtrar. Es nuestra responsabilidad mostrarles esa realidad a los más jóvenes.


Ahí también tengo crítica al Sistema Educativo, que como siempre comento, es demasiado estándar para las necesidades reales de los alumn@s. A los profesionales nos dificulta mucho nuestra labor, y creednos, queremos ayudar.

Ha habido agresiones físicas y sexuales, que es lo peor que he escuchado en mucho tiempo, de menores que no tendrían ni que saber qué significa violar. Y si ya son conocedores de  ese concepto, cuánto de importante es que entiendan, que es una terrible aberración y no algo para jugar. El problema de los temas tabú es que si no se explican bien, entienden lo que quieren o pueden o de la manera que lo perciben según contextos. La línea de esos incorrectos aprendizajes es muy delicada.

Violaciones entre menores, a niños con discapacidad, agresiones, robo, incluso asesinato a personas de edades avanzadas…

  • ¿Qué está pasando?

  • ¿Estos menores que ya han delinquido con edades de 12 a 14 años conocen la Ley del Menor?

  • ¿Y las consecuencias?

  • ¿Dónde está el respeto y la empatía?

  • ¿Qué mensaje le estamos haciendo llegar a los menores sobre límites, leyes, normas de conducta etc?

Tengo mil preguntas que me hago porque no lo entiendo, o quizás sí. Después del caso de “La Manada” curiosamente se han repetido este tipo de hechos en adultos y en menores, tomando como referencia a ese grupo. ¿En serio esos son los referentes actuales? ¿Qué está pasando?


El otro día presencié un accidente de coche en el que un “señor”, por llamarlo así, quiso pasar adelantando a un taxi cuando tenía línea continua y NO había espacio. Al intentarlo no solo rozó al taxista que estaba dejando a un pasajero en el carril contrario, sino que, con toda su rabia estampó su coche contra el que tenía inmediatamente delante suya. Provocando que la reacción del otro “señor” fuera similar. Esto es horrible, porque vamos sin que nos importe nada por la vida: normas circulatorias, no aprender a esperar, insultar y pegar cuando algo no nos cuadra, con una tremenda baja tolencia a la frustración…

Pero, a mí parecer,  lo peor fue que estábamos delante de un instituto y todos los jovencitos estaban mirando. Yo observaba sus caras y la respuesta de estos me generó temor futuro y mucha rabia hacia los adultos que estaban dando un espectáculo deleznable, vergonzoso y no sé cuántas cosas más, sin darse cuenta de la influencia generada en ese instante. Al rato vimos que la policía ya venía. Porque además, presencias tanta violencia que no te atreves a intervenir por cuidar tu propia integridad física y psicológica. O lo que es lo mismo, porque la reacción humana es sentir impotencia y miedo.

Esto no es un caso aislado. Situaciones similares ocurren a lo largo del día infinidad de veces. En la calle, en la tele, en las redes, en el barrio, en el super…en la escuela. No sabemos cómo lo perciben los menores, pero sí estamos viendo cómo reaccionan en bastantes casos, como para valorar que existe un problema social.

Otros menores cuentan incluso con risas situaciones que ocurren en sus hogares que a mí me cambian la cara. Razón: La normalidad que se está dando en nuestra sociedad al uso de la violencia verbal y física para todo. Y digo para todo porque en el caso que he contado, lo civilizado hubiera sido controlar los instintos, que se supone, es lo que nos diferencia del resto de los animales. Respirar, llamar a la policía e intercambiar los papeles del seguro. Porque no es para tanto, porque hay que saber respetar.

Pero NO, parecían dos gorilas luchando por ser macho alfa. Vergüenza ajena y vuelvo a repetir, mucha inquietud hacia lo que está ocurriendo con esas personitas que aprenden imitando conductas de adultos. Y últimamente sin diferenciar el bien del mal.


Por otro lado, sienten que tienen inmunidad como menores. Muchos conocen demasiado sus supuestos “derechos”, pero esos derechos están para protegerlos no para “justificarlos”. Desde mi punto de vista esa Ley del Menor habría que modificarla al igual que los protocolos de Acoso Escolar que me parecen demasiado justitos y “cogidos con pinzas”. No es la primera vez que lo nombro en este blog.

Los chic@s perciben, asimilan y generan sus propios conceptos, sus propios ideales. Con toda esta cantidad de estímulos dudosos y complejos que nos llegan a través de los sentidos/medios/redes en la actualidad, están teniendo un nefasto desarrollo emocional en muchos casos.

 

La información está ahí y es necesaria, pero enseñándoles a gestionarla y a filtrarla.

 

NO ponemos límites suficientes. Los adultos en muchas ocasiones somos incapaces de ponernos de acuerdo en pro del menor. Si no somos capaces de respetarnos entre nosotros mismos cómo pretendemos que lo hagan ellos. Para muestra las redes sociales y los casos de acoso como el que denunció hace unas semanas la conocida bloguera LovelyPepa. Es terrible cómo nos tratamos los adultos, qué odio se desprende hacia personas que ni conoces. Es abrumador.

Yo llamo a esas personas que se dedican a acosar creyendo que eso es libertad de expresión (explicaremos bien este concepto en otras publicaciones): PDTLMG. «Personas con Demasiado Tiempo Libre Mal Gestionado». Pero ese será otro post.

Obviamente y como siempre especifico, me refiero a determinados casos y en diferentes supuestos, no soy dada a generalizar y por lo tanto tampoco lo estoy haciendo ahora. Porque creo que cada individuo es diferente independientemente de su sexo, raza, religión, creencia política, valores etc. Y esa diversidad es fantástica si hay respeto, porque aporta.

Siempre le digo a mis alumn@s que la única norma que tengo es el “respeto” y que aprenderemos a ponernos en el lugar del otro. Con el tiempo propongo y provoco situaciones para que apliquen las herramientas que van conociendo. Y por supuesto, los que nos dedicamos a la educación queremos que comiencen a alegrarse de los logros ajenos. Es lo más bonito como seres humanos.

Me encantaría poder educar en el respeto hacia los seres humanos, los animales, el planeta…y sé que mucha gente, profesionales o no, quieren lo mismo. Educar para no hacer daño al otro porque a ese otro le duele y no queremos eso porque también sentimos SU dolor. O lo que es lo mismo, porque empatizamos incluso aunque no pensemos de igual forma. Porque eso es RESPETO.

Pero últimamente, en esta sociedad de consumo y hedonismo, se da más educar en el miedo, en tener más deberes o no jugar a los videojuegos y la verdad, es que ni si quiera eso funciona.

 

Así que, querida sociedad…igual ya es hora de cambiar las técnicas y seguir el camino del respeto para que nos IMITEN bien.

Bye Bye Curso ¡Hola Verano!

 

Quedan apenas días para que finalice el curso escolar en la mayoría de centros educativos de Infantil y Primaria. Llegan las notas, los premios, la organización de las actividades de verano que dependerán de esos resultados esperados, del esfuerzo del año académico.

También es cierto que el tipo y tiempo de estas actividades muchas veces se selecciona dependiendo de los horarios de las familias ya que no se dispone de todo ese periodo estival para ocuparnos de lo peques.

Aunque creo importante recordar que el descanso también es necesario para resetear y estimular las mentes plásticas de los niñ@s… y de los adultos. En la planificación del horario y rutinas de los más pequeños de la casa debemos contemplarlo como algo tan significativo como comer o dormir. Si los saturamos, el regreso al cole no será tan fructífero sobre todo en cuanto a motivación se refiere.

Y nos hacemos varias preguntas en cuanto a esta temática:

  1. ¿Los niñ@s que asisten a sus terapias o refuerzos tienen que descansar?

  • Muchas familias se hacen esta pregunta, entre otras cosas, porque los niñ@s llegan cansados en estas fechas y es notable en el desarrollo de las sesiones terapéuticas. No solo van al colegio sino que normalmente tienen más horas ocupadas en apoyos de diversa índole. Una rutina que es necesaria reducir o modificar aunque sea de forma puntual. Suelo recomendar que paren un par de semanas como mínimo, que anticipen y organicen sus agendas y estructuren las jornadas de otra manera, proponiendo actividades que les gusten con ratitos de refuerzo pero en casa. Con una buena planificación disfrutarán de esas pequeñas modificaciones todos los miembros de la familia.

 

  1. ¿Qué tipo de actividades de verano son las adecuadas para mi hij@?

  • Es interesante observar a los niñ@s y proponerles opciones para que sean ellos los que descubran con que actividad disfrutan más. Hay veces que, por ejemplo, apuntamos a nuestro hij@ a piscina porque es bueno para su espalda pero no es plácido para el niñ@, no todas las actividades nos gustan ni se nos dan bien a tod@s. Ahí tendremos que aprender a compensar y negociar de forma amable. No todo pueden ser objetivos. Es importante el divertimento y dejar que investiguen y sean capaces de averiguar dónde se sienten más cómodos, descubrir esas habilidades o creatividad que todos tenemos y que nos lleva a elegir de forma diferente.

 

  1. ¿Y el refuerzo escolar? ¿Tienen que repasar o estudiar en ese periodo?

  • No se trata de perder hábitos pero sí de aprender a romper con ellos de vez en cuando. Tanto en autonomía como en actividades de refuerzo o preparación para el nuevo curso. Se puede dedicar al día un ratito para los ejercicios que han recomendado desde las escuelas, o bien, aquellos cuadernillos que son entretenidos para reforzar lo aprendido durante el curso. Recomiendo plantearlo mediante un horario que se ofrezca de forma divertida donde aparezcan tareas de autonomía, como pueden ser: hacer la cama, ayudar a recoger la mesa o preparar el bolso de la playa. Adaptado a las habilidades y capacidades de cada niñ@. Siempre hay algo interesante en lo que incidir para que se sientan responsables y útiles. También incluir en ese horario el ratito de “estudio” y las actividades de verano seleccionadas. Si al elaborarlo, por ejemplo en una cartulina, además se observa el plan del tiempo de vacaciones en familia, más interesante será como premio al cambio en el horario veraniego.

Son recomendaciones que harán la llegada del verano algo menos estresante para las familias. Es una etapa que muchas veces se hace larga para los adultos hasta que  comienza el siguiente curso y no todo el mundo dispone de ayuda para esta organización. Así que un consejo, si me lo permiten, naturalicen, usen recursos recordando los veranos de la infancia, y quítenle importancia a todo aquello que realmente no lo tiene.

Disfruten del verano y sean felices, nosotros andaremos por aquí escribiéndoles y dándoles algunas ideas o materiales.

¿Para qué sirven los deberes?

 

¿Para qué sirven los deberes? Después del boom de comentarios y debates de inicio de curso, vamos a explicar la verdadera finalidad de las tareas que se llevan a casa y la función de la agenda.

Ante la pregunta, deberes sí o no, mi respuesta es rotunda, por supuesto, pero los propios maestros y profesores tienen que tener en cuenta lo que comenzamos nombrando en el párrafo anterior, qué objetivos buscamos conseguir.

La huelga de deberes no la veo en pro del menor, es una lucha entre adultos y lo importante es valorar el para qué y la cantidad.

Los niñ@s necesitan y mucho, tiempo libre. Pero libre…

Los deberes NO deben ocupar toda la tarde, ni siquiera horas, solo un ratito. Se trata de que aprendan a organizar su tiempo en casa, de que estructuren poco a poco su tarde. No debería de ocuparles más de una hora, entre otras cosas porque está estudiado e investigado que el tiempo que somos capaces de mantener atención plena es de unos 50 minutos como máximo.

Las actividades para casa TAMPOCO pueden ser a modo de castigo.

Algo que suele ocurrir en ocasiones y lo único que se consigue es que aborrezcan los deberes. Si queremos modificar conductas hay un sinfín de estrategias, pero esa desde luego, no es la más adecuada.

Lo que queremos es que los niñ@s vayan adquiriendo responsabilidades poco a poco. Que abran la agenda y vean qué actividades tienen al día siguiente para terminar en casa, o si hay un control/examen la semana próxima valorar cómo se organizan para no estudiarlo todo el último día.

La tarde tendría que ser entretenida, no horas y horas de más trabajo, pero sí ciertas tareas que ellos aprendan a planificar.

La agenda nos sirve como medio para conseguir ese objetivo y que sean cada vez más autónomos. Siempre les recomiendo que la tengan lo más limpia y ordenada, y estructuren las asignaturas por colores. Que esté bonita, que apetezca manejarla. Hablando claro, que no sea un tostón más para los peques, que ya tienen bastante y no lo digo porque la escuela sea un rollo, sino porque a veces los adultos perdemos la capacidad de mostrarla divertida.

Ir al colegio, aprender y estudiar, conocer y saber en la medida de nuestras posibilidades tendría que ser fascinante. Y eso depende de los grandes, que somos nosotros.

Hablaremos en otro post de las causas del fracaso escolar que viene totalmente ligado a la visión, nada motivante, que empiezan a tener los adolescentes sobre los estudios, entre otras razones.

Todos hemos tenido algún profe carca que se cargó una asignatura y le cogimos manía. Porque de adultos podemos intentar pasarlo por alto y hacer las materias nuestras, pero de peques, la imagen que nos da un maestro o un profesor marca muchísimo.

Personalmente recuerdo varios profes que consiguieron que una asignatura que me resultaba de lo más pesada fuera entretenida, y hasta divertida. Al igual que otros con poco esfuerzo, pero no sin menos influencia marcaron que incluso, llegara a dedicarme a lo que me dedico. Otros, por el contrario, hicieron que creara un rechazo tremendo a materias de estudio que con la edad estoy intentado paliar y disfrutar de su aprendizaje.

Ahí entra en juego la Pedagogía, ciencia de la educación, para que los docentes también aprendan a motivar y se reciclen, porque como digo siempre, antes que profesionales son personas y… hay de todo como en botica. Los hay maravillosos y tremendamente involucrados y otros que no saben llegar al alumn@ o bien esperan el sueldo a final de mes. Creo que aunque sea políticamente incorrecto decirlo, no digo nada nuevo, ni algo que a quien lea estas líneas pueda sorprender.

Volviendo a nuestr@s niñ@s, como nombramos en el post donde hablamos de las actividades extraescolares, se tienen que ir calmando y relajando progresivamente durante la tarde hasta la hora de irse a dormir. Reducir poco a poco su nivel de actividad ayuda también a conciliar el sueño. Esto quiere decir que, primero deberes y extraescolares, que es más activo, después tiempo para descansar y para jugar…y también para no hacer nada. Esto viene genial para favorecer el desarrollo de la imaginación.

Otra función de la agenda es llevar un control de lo que ya está hecho. Recomiendo tachar el inicio, que podemos estructurar con un guión o un circulito y hacerle un tick. A veces se pueden despistar y olvidar hacer una tarea. Que tampoco pasaría nada, mientras que sea puntual, en ocasiones hacemos un mundo de ello. Y si se diera de forma habitual tocaría valorar si es conductual o pasa algo más. Todo tiene solución y podemos intervenir sin ofuscarnos. Sin contagiar esa sensación a los niñ@s.

La agenda también sirve para organizar la mochila para el día siguiente. Algo que progresivamente harán solos y acabada la tarde. Así serán partícipes en la preparación de la siguiente jornada.

También considero interesante hablar de la intervención de las familias en los deberes. Los peques pueden pedir ayuda pero se supone que vienen con los conocimientos desde la escuela y esas tareas tendrían que saber hacerlas. Podemos ayudar, dándoles primero tiempo a que consigan enterderlas y realizarlas solos, pero nunca hacerles sus tareas. Por otro lado entiendo perfectamente que cuando a un niñ@ le cuesta realizarlas y tarda demasiado o bien notamos su gran frustración por no poder finalizarlas solo, a las personas que están alrededor les provoque ayudarles.

Creo que si esto ocurre lo que debemos hacer es hablar con su tutor/a. Quizás necesite apoyo, o bien realmente son demasiadas las tareas. Se trata de buscar una solución entre todos que beneficie al niñ@ pero la opción de hacer sus tareas no entra en esa ayuda porque no se la estamos dando.

Educar no es fácil pero es tremendamente satisfactorio. La educación motivante nos lleva a caminos insospechados.

N de Notas, de Navidad…

a24

Se acercan las vacaciones de navidad y con ellas el primer boletín de notas de los peques. Nos preguntamos cómo será esa primera evaluación, les decimos a nuestr@s niñ@s que las notan las ven los Reyes Magos y así comenzamos el periplo de lo que será la toma de contacto con este curso iniciado.

Pero la pregunta es… ¿Las notas son solo responsabilidad de l@s chic@s?

Con esta ley educativa en la que se evalúa por competencias y las calificaciones, incluso en infantil, son bastante prehistóricas en cuanto a poder valorar una habilidad en proceso o superada, crea un sentimiento de frustración en grandes y pequeños.

Ahora bien, me voy a centrar en los alumn@s con Necesidades Educativas Especiales que son los que más me atañen y más experiencia tengo. Al entregar las notas nos encontramos con boletines con los que personalmente me he “ofuscado”, porque si digo lo que realmente pienso me vetarían. Mucho protocolo, pero el de Atención a la Diversidad se les ha escapado. Este debe estar incluido en el Proyecto Educativo de Centro.

En ocasiones las Adaptaciones Curriculares NO están elaboradas. Y menos aún los PEPs (Programas Educativos Personalizados). Que por cierto, ya se ha nombrado en otros post que para acceder a estos modelos base, hay diferentes webs de Educación y Gobierno a la mano de cualquiera que tenga interés en buscar. Bien, si no están hechos…

¿Cómo sabe una familia que significa esa “A” de adaptado? ¿Adaptado en base a qué? ¿cuáles son los objetivos de mi hij@? ¿Qué le están valorando según sus capacidades y diagnóstico? ¿Dónde está el documento que ME lo explica?

Entiendo que hay un tiempo para conocer al alumn@, para tener toda la documentación a mano, para que venga TGD en su caso, pero entonces si es así y pasan los meses : No entreguéis notas. Si una parte, la adaptación del tipo que sea no está elaborada, qué sentido tienen esas calificaciones estándar que tampoco lo están. ¿¿¿ESO ES OBLIGADO PERO EL PASO ANTERIOR NO??? Personalmente, y creo que sé de lo que hablo, NO lo entiendo.

Las familias aceptan que esa situación les toca por tener un niñ@ con necesidades especiales en la escuela. La verdad, desde mi punto de vista, esa supuesta inclusión me da vergüenza ajena. En ocasiones se sienten desamparad@s porque, ufff el protocolo va lento…esto es así. Y no es cierto, porque hay muchos profesionales en colegios que SÍ están al pie del cañón con estas cuestiones y cuando no saben algo o les falta información o formación, se encargan de ponerse al día. Porque esa es nuestra profesión.

Les mando un mensaje de fuerza a las familias, primero para que no les deis más importancia de la que tiene a esta primera evaluación y que disfrutéis de esta época tan maravillosa y mágica sobre todo para los más pequeños. Pero que, si veis que algo falla en esas calificaciones, en lo que tiene que estar al día y no lo está, que no dejéis que os den malas excusas porque si los famosos protocolos hay que cumplirlos, según la inclusión es, para TOD@S.

Se trata de favorecer y fomentar esas capacidades que en ocasiones no se ven como las vemos los terapeutas, entendemos que hay much@s más alumn@s en el aula. Pero esa no es excusa para que NO demos todo de nosotr@s en nuestra labor de educadores. Por supuesto hay de todo como en botica y porque como digo siempre, antes que profesionales somos personas y no todos vemos la función de este gremio tan amplio, de la misma manera.

En próximos post explicaremos los tipos de Adaptaciones Curriculares (de contenido, método…) y PEPs (de autonomía, habilidades sociales, evaluación de una parte concreta de una asignatura…) que hay y el uso correcto de los mismos. Lo tenemos pendiente y sabemos que queréis y necesitáis esta información. Evitaremos que algún listill@ les intente dar gato por liebre ante el desconocimiento, que es lo más normal. No lo tenemos que saber todo y es fácil caer ante este recurso.

¡¡¡FELICES NOTAS Y ÉPOCA ESTIVAL!!! Y que no se me olvide dar las gracias y enhorabuena a todos los profesionales que Sí dais todo en el día a día y habéis conseguido durante el año sonrisas y buen hacer. Y a esas familias luchadoras, GRACIAS también por apoyar la labor que hacemos en conjunto. La voz más fuerte es la ustedes y la necesitamos a máximo volumen.

Como dice una seguidora de nuestro blog, “demos la lata que parece que es lo que funciona, seamos incómod@s”… 😉

Recuerden que si necesitan más información nos pueden consultar a través de la web y las redes sociales.

 

Mamá, papá, me aburro. «Favorecer el juego en la infancia»

Mamá, papá, me aburro. «Favorecer el juego en la infancia»

a23

Esta frase la escuchamos de forma reiterada en el mundo occidental, puesta de moda por los divertidos Simpsons. Los niñ@s en ocasiones se aburren con facilidad y la razón por excelencia para que esto ocurra es que tienen acceso a muchísimos recursos materiales que ya tienen una función propia.

Ya sea cualquier muñeco de animales, dinosaurios, coches…como juegos de otro tipo más relacionados con las nuevas tecnologías o simplemente mecanizados.

Una etapa del desarrollo del juego que es muy importante es la del juego simbólico porque despliegan su imaginación y esa creatividad que hará que no tengan tiempo para aburrirse (aunque también es sano no tener todo el tiempo ocupado) porque cualquier objeto puede ser válido para crear un juguete o ser un recurso que forme parte del juego.

Lo que quiero decir con esto es que no es una etapa más que han de pasar porque forma parte de su desarrollo, sino que es, además, un periodo para ampliar la capacidad de resolución de su tiempo libre, de crear, imaginar, desarrollar e inventarse situaciones…

Formar mediante el juego libre o acompañandol@s, pero dejando experimentar a esas futuras personitas que necesitan que les ayudemos a aprovechar los estímulos y recursos que nos ofrece todo lo que nos rodea, no solo lo que ya está inventado.

Un ejemplo muy claro lo he vivido esta misma mañana. Me encuentro en Delhi, en la India. El choque cultural es abrumador, pero cuando te vas adaptando disfrutas de cada segundo. Comienzas a fijarte, o comienzo yo especialmente porque me viene de profesión, en los niñ@s. Lo que veo en la calle (estamos quedándonos en un barrio especialmente pobre), los colegios, sus rutinas, sus juegos, su comportamiento etc.

Creo que lo ideal sería que nadie viviera en una situación precaria y menos los peques, pero lo único que he visto han sido sonrisas e intentos de interacción e imitación.

He observado dos casos claros que me han parecido particulares. El primero, iba en el metro y había una niña con unos ojos maravillosos, llenos de vida y de ganas de vivirla que no paraba de sonreírme y de buscar mi mano para jugar conmigo. Hacía que pareciera sin querer, me lo decía mi ojo clínico. Ella me miraba con aquellos ojos pintados en negro para protegerse del mal de ojo (valga la redundancia) y seguidamente imitaba mi posición. No quería estar sentada, era demasiado pequeña e inocente como para hacerlo con doble intención.

Solo pretendía que me diera cuenta que estaba jugando, con la interacción hacia los mayores, con iniciativa propia, sin maldad.

En este caso los adultos le recriminaban que no lo hiciera. No hacía nada malo, pero se ve que sea cual sea nuestra cultura queremos pequeñ@s que se comporten como adultos y los coaccionamos. Obviamente sin querer, pensando que es lo ideal, según las normas, los valores, algo que hacemos día a día con los peques en cualquier circunstancia. Por supuesto, sin ofender a nadie creo que, si fuéramos más naturales, el desarrollo de nuestros niñ@s iría rodado también, tengan o no dificultades.

Vi a otra niña jugando en la calle, era muy pequeña, no tendría un año. Su mamá vendía flores en un escueto puesto en el suelo y yo estaba intentando entender qué hacía la pequeña porque tenía una sonrisa dibujada en su cara, cara de pilla. Cuando por fin me doy cuenta estaba pasándoselo en grande jugando con una pequeña tubería, un espacio, a esconder piedras y después entretenerse sacando y descubriendo su tesoro.


Si consiguiéramos el equilibrio entre el conocimiento que tenemos sobre varias culturas encontraríamos la fórmula mágica para educar a los niñ@s: dejándoles explorar, sintiéndose descubridores importantes, exponiéndolos a la autonomía e independencia según edad y creando un sentimiento de responsabilidad en ellos empezando con sí mismos.

Apoyándoles de manera activa en este proceso, que se sientan seguros, pero a su vez libres de imaginar.

Y lo más importante…no volver a escuchar… Mamá, Papá…me aburro, porque un niñ@ es capaz de entretenerse viendo dibujos en las nubes, con una servilleta o creando historias.

Me estoy fijando en el tipo de escuelas que existen y la fórmula que utilizan en su sistema educativo. Si tenemos en cuenta que estoy en el barrio de Pahar Janj, humilde, muy humilde, me ha sorprendido que en una manzana he avistado: una escuela infantil, un colegio de secundaria para niñas con recursos del estado y una del tipo Montessori… Cuando pasas por cualquier colegio o guardería escuchas a los niñ@s participando al son con ganas, es increíble, teniendo en cuenta que hace mucho que no escuchaba una interacción tan potente sin ser en la hora del recreo. Much@s maestr@s en España me comentan que les encantaría no seguir tanto protocolo LOMCE y las tediosas competencias que evalúan a niñ@s a veces, de muy temprana edad.

Estamos convencidos que en el primer mundo tenemos la panacea y hablando de materia educativa estamos perdiendo la esencia de la etapa infanto-juvenil.

Sin querer hacer más hincapié por el momento porque me falta información, quiero poder tener más conocimiento y valorar qué falla en ambos sistemas. ¿Qué podríamos hacer para mejorarlo? Seguro que es posible, y no lo dudo, pero para ello seguiré investigando para informarles.


Quizás encontremos la fórmula independientemente de razas, culturas, religiones, franjas horarias y demás, para que lo más importante, que es el buen desarrollo sobre todo emocional (desde mi punto de vista) de nuestros peques se dé de una forma distinta a la que estamos acostumbrados.

Que sean felices y sean exploradores de sus propias vidas.

¿Saturamos de actividades y tratamientos?

Empieza el periodo escolar nuevamente y con ello las rutinas, los horarios, y las actividades extraescolares. 

Para nuestros niñ@s con Autismo implica también volver a la carga con los diferentes tratamientos a los que acuden: Terapias especializadas, logopedia, estimulación multisensorial, psicomotricidad etc. Podemos saturarlos con facilidad y sin darnos cuenta. 

a22

Obviamente todo se hace pensando en la mejora de los peques y no tan peques, en su avance pero… ¿hasta qué punto se convierte en saturación para ell@s? ¿Dónde está el límite? ¿En qué medida los niñ@s deben ser partícipes y elegir qué actividades extraescolares quieren realizar y cuáles no?


Si hablamos de ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES soy del pensamiento en que tiene que ser algo que le complemente porque le gusta. A veces, caemos en el error de apuntarles en alguna actividad que nosotr@s no pudimos hacer o que se supone les va a venir bien porque está recomendada por algún especialista.

Pero lo cierto, es que la carga lectiva, los deberes, las tareas y tiempo dedicado, por ejemplo, a la terapia, son obligaciones. Lo ideal sería que el niñ@ consiga averiguar a base de elegir y probar, qué le divierte y le apetece hacer fuera de todo lo impuesto. Negociar en la medida de lo posible pero dejándole explorar.

Además tienen que tener tiempo de jugar y hasta de aburrirse (que también es importante). Durante la semana a veces los horarios son más estresantes que los de los propios adultos. Tres terapias diferentes, después piscina, pintura, idiomas etc.

Y no nos damos cuenta que estamos elevando los niveles de estrés de nuestros niñ@s, a edades en las que todavía no deberían conocer esos síntomas. (Ya tendrán tiempo).

CONCLUSIÓN: una actividad, dos máximo y que sean de su agrado. Dejando tiempo para jugar en casa, solos, en familia, en el parque, ver dibus, leer y participar en tareas domésticas como algo lúdico (de paso vamos favoreciendo su autonomía).


Por otro lado, un tema controvertido que hemos ido nombrando es la saturación a causa del “USO EXCESIVO” DE LAS DIFERENTES TERAPIAS.

¿Cuánto es demasiado? Muchas veces vemos que los niñ@s se saturan, que necesitan descansar, y yo personalmente tiendo a recomendar dicho descanso.

Aunque tenemos al alcance muchos tipos de intervención, no todas son necesarias en todo momento, ni a la vez. Hay niñ@s que tiene sus agendas repletas y se cansan. También nos resulta en ocasiones complicado coordinar el trabajo de todos los especialistas que trabajamos a la vez y puede ser contraproducente.

Para mí lo más importante es observar que no se sature. Y no hablamos de enfados, de pura conducta porque ese día no le apetece trabajar. Hablamos de sobrecarga de actividad y eso no le beneficia. En lugar de ello se convierte en un castigo y los terapeutas en sus verdugos.

CONCLUSIÓN: Hay que observar y valorar qué intervenciones necesita en cada momento y la cantidad semanal de las mismas. Es normal al principio, querer estimularles con todos los recursos posibles, pero a la larga aprenderemos a ser selectivos.


Si necesita logopedia o no, trabajar el área motora de forma específica o no, y así con todas las áreas del desarrollo. En ocasiones no lo precisa o bien no está preparad@ para ese tipo de tratamiento y requiere estimulación previa de otro tipo.

Cada cosa a su paso y con mucho amor y paciencia. Cada niñ@ tiene sus tiempos, avances y dificultades y debemos ser conscientes de ello. Estimular sí, pero sin sobreestimular, porque en ese momento aparecen los bloqueos, parones y los problemas conductuales. ( Con toda la razón).

L@s niñ@s tienen que ser niñ@s y los adultos tenemos que recordar esa etapa y jugar y compartir más tiempo sin tantas mediciones u objetivos específicos. Simplemente dejarse llevar.

Por otro lado, los terapeutas tenemos el deber de ser sinceros y asertivos para asesorar bien a las familias y mirar exclusivamente por el interés y beneficio de nuestr@s peques.

¡¡¡Feliz semana!!! 🙂

 

¡¡¡En Ysialetea nos vamos de vacaciones!!!!

a20


Me gustaría dar las gracias a todas las personas que nos siguen y nos apoyan desde el principio y a las que nos han ido conociendo por el camino: Familias, profesionales, amigos… Sin ustedes no sería posible. 🙂 Desde este formato lo que pretendemos es hacer llegar lo que vivimos cada día en el “Mundo TEA” y más. Luchar por mejorar cualquier ámbito que esté en nuestras manos.

Llevamos 8 meses más o menos desde que la página web www.ysialetea.com se puso en marcha. Empezamos con mucha ilusión y era y sigue siendo una nueva aventura con mucho por hacer. Las ideas se acumulan pero ahora toca descansar.

Hablo en plural porque no trabajo yo sola, tengo ayuda para administrar, ilustrar y diseñar la página web aunque por el momento quiere seguir en el anonimato. Le doy las gracias también a él (sabemos que es un chico 😉 jeje) por ser como es, entenderme (que no es fácil), ayudarme siempre, apoyarme en todo momento y creer en mí y en mi labor, en las razones que me inspiran a expresarme. También me da  ideas y es capaz de ponerse en mi piel, casi que disfruta y vive  tanto como yo los temas que tratamos sin pertenecer al gremio.

Además del formato y esas cosillas que a mí no me gustan y reconozco que tampoco sé hacer, lo mío es escribir e informar (y revisar la publicación mil veces), hace unos dibujos maravillosos que plasman exactamente de qué van muchos de los post que publicamos.

Gracias compañero, esto es obra de los dos.

El mes de agosto descansaremos, no habrán publicaciones aunque si hay algo que compartir en las redes me costará evitarlo, jeje. Espero que descanséis, disfrutéis de lo que queda del verano y que volvamos tod@s con las pilas recargadas para afrontar con mucha energía una nueva etapa. Con nuevos proyectos y con mucho por lo que estar dispuestos a seguir batallando para mejorar el trato a todos los niveles de nuestr@s peques y no tan peques con Autismo y otros trastornos.

Trabajando en equipo siempre en positivo y con una finalidad que cumplir cada día: que TODOS seamos felices, que al fin y al cabo es lo que importa.


Como nos diría el psicólogo Rafael Santandreu, seguidor de la filosofía de Epicteto: “No nos afecta lo que sucede sino lo que nos decimos sobre lo que sucede.” Qué importante es el diálogo interno.


♥¡¡¡Nos vemos a la vuelta!!!♥

¿Ponen muros para acabar con el Bullying?

 

a09

BULLYING SEGUNDA PARTE: APOYO A PROYECTOS CON SENTIDO. NO QUEREMOS MUROS.

Este es el segundo post que publicamos sobre el bullying. Realmente vamos a hablar sobre  los mismos puntos porque son conductas que se repiten, pero haciendo más hincapié en el por qué de la falta de respuesta de los organismos públicos: colegios, educación, Fiscalía del Menor etc. No dejan investigar y se pone en duda la versión del acosado además de tomar medidas insuficientes. ¿Ponen muros para acabar con el Bullying?

Les dicen a las familias que el problema es la falta de habilidades sociales de sus hij@s. Si realmente fuera así, que el colegio se implique ya que no van los niños a la escuela solo para aprender matemáticas sino para que mediante tutorías y otro tipo de intervenciones se haga grupo, se hablen de estos temas, se trabaje la empatía, la solidaridad, entender las diferencias. No hay que esperar a que los peques y no tan peques necesiten asistir a un psicólogo.

Los valores y las normas se enseñan en casa también y a veces los acosadores son producto de lo que ven en el hogar o de cómo se sienten, también necesitan intervención psicológica.

Volvemos a este tema porque después de ver el programa Proyecto Bullying donde el trabajo y el trato han sido magníficos, solo he visto trabas por parte de los que son más responsables, que son los adultos. Porque es la realidad de la que hablamos muy a menudo los profesionales con lo que nos cuentan nuestros pacientes de lo que ocurre en los colegios e institutos.

Desde que son muy pequeños, a veces es hasta difícil de imaginar a un niño de esa edad diciendo o haciendo lo que nos relatan, pero es así.

El protocolo como ya se comentó en el anterior post sobre el Acoso Escolar es muy sencillo, aquí les dejo el enlace del: Protocolo del Gobierno de Canarias . Por experiencias varias, su uso es muy básico. Se aplica porque hay que hacerlo y ya está. No hay consecuencias, no hay supervisión para ambas partes implicadas (hablo de los casos que conozco de primera mano sin generalizar), se deja pasar…“son cosas de niños” dicen, como escuché ayer durante la emisión en varias ocasiones de parte de otros padres o profesores mientras veía el programa.


Las familias se ven ninguneadas, desesperadas. Hacen denuncias primero al colegio; he tenido varias en mis manos especificando la situación. Se escuchan las versiones de ambas partes y poco más. Un informe psicopedagógico es insuficiente. Denuncias a educación, más de los mismo. Fiscalía de Menores; el problema es que muchos menores ya saben que tienen tantos derechos que son prácticamente inmunes por ser menores, y lo utilizan. Hay mucha gente con ganas de poner de su parte, muchos profesores, amigos de las víctimas…pero no lo hacen por miedo a las consecuencias.

¿Cuál es el verdadero problema? ¿Realmente la protección del menor? Que habría que ver si la protección es para todos o solo para algunos, para los centros… porque ¿donde están los derechos para el que está siendo acosado?

Muchos colegios lo niegan porque pierden estatus, culpan a los padres, o el niño miente…no estoy en sus cabezas pero creo que NO es muy razonable si la supuesta “mentira” hace que la supuesta víctima según ellos se “suicide”. Que también es un tema TABÚ, no se puede hablar de suicidio, regla base en periodismo, no es bueno para las audiencias, a la gente le choca, pero…ocurre y muy a menudo. Parece ser que lo importante es la imagen y las estadísticas. No está de moda lo políticamente incorrecto sino quedar bien.


Escuchar de una niña que sufre acoso: “No quiero que ningún niño pase lo mismo que yo” demuestra más madurez que la de muchos adultos.


Hay denuncias que llegan a la Guardia Civil. Dos días antes de la emisión del programa tuvieron que llevar a una de esas niñas a urgencias por recibir una paliza y existe un parte de lesiones. ¿QUÉ ESTÁ PASANDO? ¿QUÉ LE PASA A LOS ADULTOS? ¿A LOS ORGANISMOS PÚBLICOS (EDUCACIÓN), COLEGIOS, FISCALÍAS…?

Aunque ha existido siempre ahora tenemos en contra las nuevas tecnologías, se abren grupos de WhatsAAp para insultar a compañeros y vejarlos, a través de las redes sociales también, es un no parar…y como ellos mismos saben que la ley les ampara hacen lo que quieren.

¿Quizás hay que modificar la Ley del Menor? (¿O dará mucho trabajo?) Que un adulto lo sepa y no abra la boca se llama “omisión de socorro”. Hay que concienciar y no callar, decía ayer la psicóloga del programa. No es posible que a un niño se le quiten las ganas de vivir. Tenemos miles de testimonios y niños con trastornos psicológicos a consecuencia del acoso: Trastornos de ansiedad, problemas del sueño, de la alimentación, estrés postraumático etc.


Uno de los casos de los que se hablaba era de un niño con Autismo, se me pusieron los pelos de punta, inadmisible. Decían desde el colegio que como el niño era enorme que la culpa era de él, hasta que la cámara oculta reveló que no era cierto. Lo que no es una prueba a llevar a juicio.

El post podría ser eterno, apunté mil cosas que me dejaron k.o. A veces me da la sensación de que los casos no serán tantos, que casualidad que muchos pasan por mis manos, pero NO. Hay muchísimos y no se hace nada.

Me sorprendió también ver un abogado experto en casos de bullying, eso quiere decir que hay bastante demanda y él mismo se sorprendía con los casos que visualizaba. Me alegra que los profesionales se especialicen en este tipo de causas.

Les recuerdo a las Fiscalías que esos niñ@s se harán adultos y con eso digo todo. Lo importante es prevenir, educar en emociones, anticiparse a que ocurra, y si ocurre que las consecuencias tengan sentido para las partes implicadas, para que no sufran y para que se conciencien y rehabiliten en el caso que toque. Son niños no todo está perdido.


Gracias al programa que ayudó a cambiar la situación de lo que no nos dejaron ver sabemos que esos chicos están mejor, no todos pero el entorno no siempre ayuda, ya lo hemos visto. Espero como ya dije ayer que la presión mediática ayude a modificar estos protocolos y a dejar de silenciar. Hay métodos como el KIVA (buscaré más información porque resulta interesante) que ayer se nombró que funciona en países como Finlandia y se están aplicando aquí en algunos colegios.


Me quedo con frases como “No ser cómplices silenciosos”, “Hay que sacarlo a la luz para darle soluciones verdaderas”.

Reflexiones de final de curso

a14


Comienza mayo, queda un mes y medio para que finalicen las evaluaciones de los niñ@s. Empiezan las reflexiones de final de curso. Sería interesante hacer un ejercicio de conciencia sobre lo que se ha hecho o no, la implicación por parte de todos los contextos de los peques: familias, educadores, profesionales de la psicología/pedagogía, expertos en discapacidad etc. Una autoevaluación constructiva para mejorar nuestra práctica.

Se trata de valorar/reflexionar qué hicimos y qué se nos ha quedado en el tintero porque todos somos responsables en conjunto de los avances o no, de un niñ@ con Autismo, teniendo en cuenta que cada uno tiene sus posibilidades y ritmos de aprendizaje.

A continuación les expongo mi opinión. A ver qué les parece, les invito a participar. Sería interesante valorar otros puntos de vista. Les recuerdo que lo que se redacta en este post es mi opinión personal, mis percepciones y experiencias, lo cual no significa que todos los terapeutas pensemos igual ni nos surjan los mismos contratiempos.

A lo largo de este año he tenido varios conflictos sobretodo con personal docente de colegios públicos y concertados. Se supone que están tiempo esperando que el Equipo de TGD decida mediante formato informe qué hay que hacer con el alumn@. Cuando por fin lo tienen, se queda en eso, en un informe. (No siempre, por supuesto)


REFLEXIÓN SOBRE LA FUNCIÓN DE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD MENTAL Y LA EDUCACIÓN

Importante a evitar o no querer escuchar más (por lo menos por mi parte):

  1. Que diga una maestra que no usa el correo electrónico ni ninguna red social para comunicarse porque le produce estrés. La función no es solo lúdica, ya que existen, démosle funcionalidad. Eso es no querer coordinarse y colaborar.
  2. Que diga un profesional de PT que el niñ@ no entiende y tiene problemas de conducta si ha sido incapaz de elaborar un PEP metodológico ni un guión social durante todo el curso cuando lo especifica el famoso y esperado informe de TGD.
  3. Que una maestra de aula enclave sugiera/recomiende que un/a alumn@ se escolarice en colegio específico cuando tiene un desarrollo fenomenal y cumple todos los requisitos para la inclusión. Salvo que tiene carácter, que no es lo mismo que mala conducta. Pero para esa persona no es cómodo porque le está dando mucho “trabajo”.
  4. Que un niñ@ esté esperando todo el tercer ciclo de primaria a que aparezca el Equipo de TGD a evaluarle porque necesita una adaptación curricular que no se está haciendo y esto le produzca mucha confusión, ansiedad y frustración.
  5. Que nos echen para atrás las agendas que tanto nos sirven para que los niños no solo planifiquen sino que nos cuenten y secuencien su día a día. A veces la respuesta es que no tienen función o que no están de acuerdo.
  6. Que digan que los protocolos de bullying son avisar a las familias y cambiar al alumno disruptivo de aula.
  7. Que convenzan a las familias de que la LOMCE dice que el niñ@ tiene que repetir cuando no es cierto y además afectando en este caso al área emocional.
  8. Que quieran un diagnóstico desde un colegio cuando es imposible categorizar en esa edad y momento del paciente para poder trabajar con él. Lo importante es valorar sus carencias y favorecer que mejore, no dar un nombre al problema.
  9. Que nos digan que tenemos que adaptarnos los centros privados a lo público cuando hacemos lo imposible y nos ponen muchas pegas.

Y así un sinfín de problemas que personalmente me ha tocado batallar a lo largo de este curso, expongo los que más me  han tocado de cerca.

El mensaje que quiero hacer llegar desde mi posición es que no somos mejores o peores. No pretendo dar lecciones a nadie, a mí me queda mucho por aprender. Pero quizás es más importante dejar el EGO a un lado y valorar qué necesita el alumn@. No se trata de ganar o perder, de quedar por encima, de tener la razón, sino de consensuar lo mejor para los niñ@s que tienen unas necesidades específicas y pasan muchas horas con nosotros.


REFLEXIÓN SOBRE LA LUCHA Y PODER DE VOZ DE LAS FAMILIAS. HAY QUE DARLE MÁS USO.

Hay que entender a las familias con un niñ@ con Autismo. Ponernos en su lugar, la famosa empatía, pero la de verdad. Ser sinceros, con asertividad.  Conocen a sus hij@s mejor que nadie y no debemos poner en tela de juicio lo que nos cuenten o pidan. Es su perspectiva, igual que nosotros los profesionales de diferentes ámbitos tenemos la nuestra.  Como familia aprovecharía vuestra voz y poder para pedir más, no sólo en los colegios sino también en los organismos públicos relacionados con la salud mental: diagnóstico, tratamiento y seguimiento.


REFLEXIONES CONMIGO MISMA. POR MI PARTE.

He aprendido que si algo no me gusta tendré que buscar soluciones desde lo más básico, no se puede cambiar el mundo pero sí poner un granito de arena. Que hay que insistir y no dejar pasar el tiempo. Utilizar todas las herramientas que tenemos disponibles, todos los recursos y si no crearlos. Me enfado muchísimo y a priori no utilizo esa emoción en positivo. Pensar en frío y con calma ayuda a organizar los pensamientos antes de buscar soluciones.

Con esto me refiero a denunciar en Educación la mala praxis, poner quejas, manifestarnos, luchar por los derechos en materia de sanidad y educación que es lo que nos compete y no quedarnos en que pudimos hacerlo pero lo dejamos pasar. Reunirnos las veces que hagan falta. Creo que la persona que tiene una plaza y es funcionari@ del Estado tiene la obligación de dar un buen servicio educativo a sus alumn@s y/o pacientes. Si tanto costó conseguir la plaza que demuestre que lo vale. Se llama vocación, y muchos en este gremio NO la tienen. Esto vale también para el que trabaja en concertado o privado.  Y por supuesto pedirle al gobierno que le toque gobernar que atiendan esta área, porque si la educación en general en este país no funciona, se pueden imaginar cómo se da en materia de Educación Especial y Discapacidad.

Por otro lado y en positivo tengo que decir que hay muy buenos profesionales que colaboran incluso en su tiempo libre para coordinarse y formarse en pro a este campo. Felicidades y gracias por querer compartir con nuestro Mundo TEA.